Así, sí: Recauda bien. Por la transparencia financiera y el fin de los paraísos fiscales.

Paraísos fiscales y pobreza

El debate en lo referente a la pobreza y la ayuda al desarrollo suele centrarse en la ayuda de los países del Norte a los del Sur y evita a menudo contemplar el creciente desvío de dinero y recursos desde los países en vías de desarrollo hacia los países desarrollados, muy superior al total de la ayuda que reciben. Se calcula que por cada dólar de ayuda a los países en desarrollo, salen diez como fuga de capitales hacia el Norte. Frecuentemente la vía principal de esta fuga es el comercio con la valiosa ayuda  de los llamados paraísos fiscales.

Los paraísos fiscales o centros offshore extraterritoriales son el instrumento que utilizan las empresas multinacionales, los adinerados y políticos corruptos y dictadores para evadir impuestos y externalizar sus ganancias hacia el Norte. Más de la mitad de la riqueza extraída de África y América Latina se encuentra en el exterior y fundamentalmente en estos centros opacos, de fiscalidad nula y no colaboradores con la justicia internacional. La identificación y repatriación de estos activos, de origen evasivo, fraudulento y/o ilegal, acompañada de reglas para acabar con la opacidad de los centros offshore, la fuga de capitales y la evasión fiscal, proporcionaría a estos países los recursos necesarios para acabar con el hambre, desplegar los servicios sociales básicos y desarrollarse de manera sostenible sin tener que depender necesariamente de la ayuda externa al desarrollo.

Las multinacionales del Norte emplean estrategias como la creación de filiales en paraísos fiscales o asentando allí su cabecera, para evitar el pago de impuestos en los países del Sur en donde se asientan, al mismo tiempo que técnicas para desviar estos impuestos y parte de las ganancias hacia el Norte vía paraísos fiscales. El impago de impuestos les proporciona además ventajas competitivas sobre las compañías autóctonas y esto merma el desarrollo a largo plazo de los países empobrecidos.

El dumping fiscal, creado por la nula tributación de los capitales en los paraísos fiscales, supone la necesidad de los países del Sur de  rebajar sus impuestos a las sociedades a cuotas ínfimas para promover las inversiones, lo cual socaba abiertamente la capacidad fiscal de unos estados ya de por sí saqueados, con las consecuencias negativas sobre la capacidad de inversión productiva y social.

Es especialmente sangrante para el sur la existencia de los llamados fondos buitre, que ubicados en paraísos fiscales compran el derecho de cobro sobre la deuda externa, marcando intereses de mercado y sin posibilidad de que ya esta pueda ser abolida por los estados.

Estos centros offshore proporcionan un reducto seguro al lavado de dinero negro procedente del narcotráfico, proxenetismo internacional, venta de armas, terrorismo y otros procesos que castigan especialmente y se aprovechan de los países del Sur.

Acabamos diciendo que Tax Justice Network valoró en 2005 en 255.000 millones de dólares los intereses que habrían de haber proporcionado las fortunas depositadas en paraísos fiscales, muy superiores a los ingresos necesarios para cubrir los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

¿Alguien duda de la imperiosa necesidad de abolir los paraísos fiscales?

ATTAC
Miembro de la Alianza Española contra la Pobreza

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Paraísos fiscales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s